La Sociedad del Duelo
30Mar/051

Música Placeba

disco.jpg
Todo el mundo tiene un disco al que recurrir cuando se encuentra melancólico, aunque sea en su recuerdo. Tengo varios de ellos que ponía cuando estaba triste, contento, enamorado, desenamorado,... Hoy en día ya no me apetece oírlos, muchos de ellos no los tengo más que en mi cabeza y cuando me encuentro mal, me imagino poniéndolos y las canciones comienzan a fluir. Y aunque no suena ni una sola nota, el bienestar me invade y me transporta a los tiempos en que era feliz escuchándolos. Son discos con billete al pasado.
Filed under: Intercuentos 1 Comment
29Mar/050

Tres botones delante del mono

mono.jpgPusieron tres botones delante del mono. El primero indicaba sol, el segundo nublado y el tercero lluvia. De vez en cuando y sin ningún tipo de criterio se iluminaban. Entonces el animal disponía de cinco segundos para apretar el correcto dependiendo del tiempo atmosférico. Tanto si erraba como si no respondía en el tiempo previsto se le suministraba una descarga eléctrica a través del casco que le habían colocado.
El primate temía dormirse ante el miedo de que los botones se encendieran. Los errores fueron menguando en la medida que la intensidad de la descarga fue aumentando. De esta manera y distribuyendo monos por las zonas en las que se quería controlar la meteorología se dispuso de información en tiempo real por Internet.
El sistema funcionó correctamente hasta que uno de los monos se planteó la pregunta: ¿Quién acciona el botón que hace que yo reciba la maldita descarga?
Filed under: Intercuentos No Comments
15Mar/050

El hombre que compró su muerte

dolar.jpgEra una época en que la vida de los hombres no resultaba excesivamente cara. Así lo decidió Guillermo Vega mientras alargaba un billete de cien dólares a su abogado y le encargaba que buscara a un sicario que eliminara a Luís Santangel, su principal rival en la ciudad.
Por ese precio no le fue difícil encontrar un aspirante a asesino cerca del puerto. Le dio el billete y le indicó el lugar y la hora donde podría encontrar a Santangel.
Pero la inexperiencia del asesino le delató al merodear largo rato delante de la casa de su víctima. Los guardaespaldas de Santangel adivinaron sus intenciones y le sorprendieron con el arma en la mano. Mataron al pobre diablo de una paliza y sus objetos – billete incluido – lo depositaron en la mesa del jefe al comunicárselo. Santangel indignado, ofreció ese mismo billete a quien matara a Vega. Fue su propio hermano quien asumió el encargo al coger el billete.
Aquella misma noche dispararon a Guillermo Vega por la espalda mientras paseaba. La única pista que encontró la policía cuando llegó al lugar del crimen fue un billete de cien dólares encima del cadáver.
Filed under: Intercuentos No Comments
9Mar/050

Asesinos y adúlteros

SPUTNIK.jpgEl Gobierno Único intentó erradicar los asesinatos de la sociedad convocando un nuevo concurso de inventores para descubrir inequívocamente al culpable siempre que ocurriera una defunción.
La C.C.R. - Cámara Circular Retrospectiva - presentada por el doctor Laurenti fue la solución más acertada. Basándose en la permanencia de la luz en el ambiente, había inventado una cámara de fotos con seis lentes que cubrían todo el espacio de una estancia. Con tan sólo un parámetro de entrada - el tiempo transcurrido desde la muerte - era capaz de sacar una fotografía multidireccional del espacio en el momento indicado. Partía de la premisa de que a la hora de la muerte el asesino se encontraría presente. Por tanto, ante la seguridad de ser apresado dejaría de actuar. Más tarde se encontró un error a esta suposición al ponerse de moda envenenar a la gente. El invento pasó entonces a intentar erradicar a los ladrones y a los adúlteros que sin duda tenían que estar presentes en el momento del acto.
Filed under: Intercuentos No Comments
4Mar/050

Elemento Perturbador

apagar.jpg

Se diseñó la Tierra como un Sistema Perfecto. Los analistas acordaron que sería escalable y estratificado. Para ello se creó el mundo vegetal que alimentaría al mundo herbívoro que, a su vez, haría lo mismo con el carnívoro. Éste último al morir volvería a la tierra para cerrar el ciclo.
Con la introducción de los hombres aparecen los primeros fallos. Diseñados originalmente como carnívoros se comportan a veces como herbívoros. No sólo desestabilizan el sistema con sus costumbres alimenticias, sino que además han comenzado a matarse entre ellos sin ningún fin comestible y a contaminar el ambiente con aparatos que, aún con muy diversas funcionalidades, tienen en común que expulsan humo.
Ante la imposibilidad de fijar unas pautas de comportamiento del ser en cuestión, los propietarios del Sistema han llegado al consenso de reiniciarlo. Esta vez sin el elemento perturbador.

Filed under: Intercuentos No Comments