La Sociedad del Duelo

21 August 2005

El nudo gordiano

Filed under: Parafraseando — gines @ 12:56 am

Cuando dieron las siete en la catedral, había una estrella sola y límpida en el cielo color de rosas, un buque lanzó un adiós desconsolado y sentí en la garganta el nudo gordiano de todos los amores que pudieron haber sido y no fueron.

(Gabriel García Marquez – Memoria de mis putas tristes.)

8 August 2005

…Y U2 pasó

Filed under: varios — gines @ 2:06 am

u2.jpg

Don’t believe what you hear
Don’t believe what you see
If you just close your eyes
You can feel the enemy
When I first met you girl
You had fire in your soul
What happened your face
Of melting in snow

Now it looks like this
And you can swallow
Or you can spit
You can throw it up
Or choke on it
And you can dream
So dream out loud
You know that your time is coming ’round
So don’t let the bastards grind you down

No, nothing makes sense
Nothing seems to fit
I know you’d hit out
If you only knew who to hit
And I’d join the movement
If there was one I could believe in
Yeah I’d break bread and wine
If there was a church I could receive in
‘Cause I need it now

To take a cup
To fill it up
To drink it slow
I can’t let you go
I must be an acrobat
To talk like this
And act like that
And you can dream
So dream out loud
And don’t let the bastards grind you down

What are we going to do now it’s all been said
No new ideas in the house and every book has been read

And I must be an acrobat
To talk like this
And act like that

And you can dream
So dream out loud
And you can find
Your own way out
You can build
And I can will
And you can call
I can’t wait until
You can stash
And you can seize
In dreams begin responsibilities
And I can love
And I can love
And I know that the tide is turning ’round
So don’t let the bastards grind you down

(Acrobat – U2)

6 August 2005

Heaven knows I’m miserable now

Filed under: Parafraseando — gines @ 8:35 pm

I was happy in the haze of a drunken hour
But heaven knows I’m miserable now

I was looking for a job, and then I found a job
And heaven knows I’m miserable now

In my life
Why do I give valuable time
To people who don’t care if I live or die?

Two lovers entwined pass me by
And heaven knows I’m miserable now

I was looking for a job, and then I found a job
And heaven knows I’m miserable now

In my life
Oh, why do I give valuable time
To people who don’t care if I live or die?

What she asked of me at the end of the day
Caligula would have blushed

“You’ve been in the house too long” she said
And I (naturally) fled

In my life
Why do I smile
At people who I’d much rather kick in the eye?

I was happy in the haze of a drunken hour
But heaven knows I’m miserable now

“You’ve been in the house too long” she said
And I (naturally) fled

In my life
Why do I give valuable time

(The Smiths)

5 August 2005

Aniversario

Filed under: Parafraseando — gines @ 4:10 am

Todos los reyes, todos sus privados
toda gloria de honor, belleza, ingenio,
el mismo Sol, que mientras ellos pasan
crea el tiempo, son ya un año más viejos
que el día en que tú y yo por vez primera
nos miramos. Las cosas,
todas las cosas, corren a su ruina:
nuestro amor no conoce decadencia.
Sin ayer, sin mañana, hace su curso
sin alejarse nunca de nosotros, seguro
en su primer postrero día.

Dos tumbas guardarán nuestros cadáveres;
si pudiera encerrarlos en una sola
ni la muerte sería ya divorcio.
Como todos los príncipes, nosotros
(príncipes uno de otro)
dejaremos, despojos de la muerte,
estos ojos y oídos nutridos con sinceros juramentos,
y con saladas lágrimas dulcísimas.
Mas las almas que Amor sólo habitaba
(y todo otro pensar es forastero)
sentirán este amor acrecido tal vez más allá en el cielo,
cuando los cuerpos a la tumba bajan,
y las almas se elevan de la tumba.

Gozaremos entonces gloria plena,
pero no mayor gloria que los otros.
Aquí, sobre la tierra, somos Reyes,
reyes como no hay otros, ni que imperen
sobre tales vasallos;
¿quién reina más seguro que nosotros,
donde nadie podría traicionarnos,
sino uno de los dos?
Refrenemos temores, verdaderos y falsos,
con noble amor, viviendo,
sumando un año, y otro, y tantos años
hasta contar sesenta.
Nuestro reinado inicia su segundo.

(John Donne)

2 August 2005

La inmortalidad

Filed under: Parafraseando — gines @ 3:17 am
reloj.jpg

Nunca he tenido dioses
y tampoco sentí la despiadada
voluntad de los héroes.
Durante mucho tiempo estuvo libre
la silla de mi juez
y no esperé juicio
en el que rendir cuentas de mis días.

Decidido a vivir, busqué la sombra
capaz de recogerme en los veranos
y la hoguera dispuesta
a llevarse el invierno por delante.
Pasé noches de guardia y de silencio,
no tuve prisa.
Dejé cruzar la rueda de los años.
Estaba convencido
de que existir tiene transcendencia.
Porque la luz es siempre fugitiva
sobre la oscuridad,
un resplandor en medio del vacío.

Y de pronto en el bosque se encendieron los árboles
de las miradas insistentes,
el mar tuvo labios de arena
igual que las palabras dichas en un rincón,
El viento abrió sus manos
y los hoteles sus habitaciones.
Parecía la tierra más desnuda,
porque la noche fue como el vacío,
un resplandor oscuro en medio de la luz.

Entonces comprendí que la inmortalidad
puede cobrarse por adelantado.
Una inmortalidad que no reside
en plazas con estatua,
en nubes religiosas
o en la plastificada vanidad literaria,
llena de halagos homicidas
y murmullo de cóctel.
Es otra mi razón. Que no me lea
quien no haya visto conmoverse la tierra
en medio de un abrazo.

La copa de cristal
que pusiste al revés sobre la mesa,
guarda un tiempo de oro detenido.
Me basta con la vida para justificarme
y cuando me convoquen a declarar mis actos,
aunque sólo me escuche una silla vacía,
será firme mi voz.

No por lo que la muerte me prometa,
sino por todo aquello que no podrá quitarme.

(Luis García Montero)

Powered by WordPress