La Sociedad del Duelo
30Mar/070

Entrevista en Ona Mallorca

Entrevista con el presidente de Fundación Cabana de Mallorca en 'Ona Mallorca'.
Filed under: varios No Comments
29Mar/070

La mujer justa

Nicholas Hochman (editor de la revista argentina Prometheus) me recomendó hace un par de días este libro de un autor que se quitó la vida de un disparo. Yo me había leído ya 'El último encuentro' y había oído hablar mucho de 'La mujer justa'. Sirva como ejemplo este pequeño pasaje elegido por Nicholas:

“Muy pocos soportan la idea de que no hay remedio para la soledad de la existencia. La mayoría alimenta esperanzas, se agarra de lo que puede, busca refugio en las relaciones humanas, pero a sus intentos de fuga de la cárcel de la soledad no les pone verdadera pasión ni entrega, y entonces se refugia en mil ocupaciones falsas, trabaja de sol a sol o viaja sin parar, o compra una casa grande, o los favores de una mujer con la que no tiene nada que ver, o empieza una colección de abanicos, piedras preciosas o insectos raros... Pero no sirve de nada. Y mientras se afanan en todas esas maniobras son plenamente conscientes de que no sirven de nada. Y sin embargo siguen esperando, aunque ni siquiera saben qué esperan... Ya tienen claro que el dinero en cantidades cada vez más copiosas, la colección de insectos cada vez más completa, la nueva amante, el encuentro interesante, la velada perfecta y el aún más aplaudido garden party no sirven de nada... Por eso, en su tortura y su angustia, intentan por todos los medios mantener el orden. Cada momento de vigilia lo dedican a organizar su vida. Siempre tienen un “encargo” que hacer, unos documentos que tramitar, una reunión, una cita amorosa... ¡Cualquier cosa con tal de no quedarse solos un momento! ¡Rápido, unas personas! ¡O unos perros! ¡O tapices! ¡O acciones, o esculturas góticas, o amantes! Rápido, antes de que se descubra...”

Sándor Márai, La mujer justa. Salamandra, Barcelona, 2006. Pág 181

Filed under: Parafraseando No Comments
28Mar/070

Mundo 2.0

El mundo no aguantó un día más y estalló, dejando esparcidas por todo el universo las fotografías que había de cada rincón de él.
Tras el desastre, el jefe fue destituido y llegó otro con ideas nuevas que requerían información de archivo para poder remodelar el nuevo planeta a semejanza del anterior. Durante meses, los colectores vagaron por el cosmos con la tarea de atrapar cada pedazo de imagen para llevarlas a la planta de selección. Allí, los diseñadores eligieron cuidadosamente las fotos que habrían de pasar a su superior, descartando sistemáticamente todas aquellas en las que apareciera el mínimo reflejo de ese animal llamado hombre.
Filed under: Intercuentos No Comments
27Mar/070

A solas con todo el mundo

La carne cubre el hueso
y dentro le ponen
un cerebro y
a veces un alma
y las mujeres arrojan
jarrones contra las paredes
y los hombres beben demasiado
y nadie encuentra al otro
pero siguen
buscando
de cama
en cama,
la carne cubre
el hueso y la
carne busca algo más carne.

no hay ninguna posibilidad:
estamos todos atrapados
por un destino
singular.

nadie encuentra jamás al otro.

los tugurios se llenan
los vertederos se llenan
los manicomios se llenan
las tumbas se llenan

nada más
se llena.

(A solas con todo el mundo - Charles Bukowski)

Filed under: Parafraseando No Comments
27Mar/070

Entrevista en Ona Mallorca

El viernes 30 de marzo me entrevistará sobre las 10.30 en el magazine matinal 'Bulevard' de Ona Mallorca -99.2 FM- el presidente de la fundación Cabana.
Filed under: varios No Comments
26Mar/070

Los demonios del lugar

Acaba de salir a la venta el libro 'Los demonios del lugar' del amigo y excelentísimo rector magnífico del colegio patafísico de Granada Ángel Olgoso, galardonado con el primer premio del concurso 'Relatos de Terror Villa de Maracena' del pasado año, en el cual también participé pasando inadvertido de forma muy justa en una tarde lluviosa inolvidable.
Los demonios del lugar es un conjunto de cincuenta relatos sobre situaciones extremas, inquietantes o pavorosas, escritos con el cuidado de un orfebre; una reflexión sobre las distintas aristas del mal; una revisión y actualización de temas que incluye hasta quince modalidades del terror (psicológico, oriental, macabro, metafísico, erótico, sobrenatural, cósmico, infantil, bélico, onírico, humorístico, etc.); un acercamiento a la materia oscura del paso del tiempo, del enigma de la muerte, del prójimo como torturador. Ángel Olgoso da cuerpo literario y savia nueva a un género maltratado, asombra con la densidad poética y plástica de su prosa, con la intensidad de sus argumentos, con las visiones de un territorio desconocido y terrible poblado por miedos íntimos y monstruos inimaginables, rituales malsanos y seres perversos, perspectivas espeluznantes y atmósferas fantasmagóricas y vertiginosas.
Totalmente recomendable.
Filed under: varios No Comments
24Mar/070

Los duelistas

LOS DUELISTAS
JOSEPH CONRAD
AKAL
MADRID, 2006. 217pp
Siempre que sale a relucir Conrad en una conversación, es inevitable que alguien pronuncie en voz alta ‘El corazón de la tinieblas’ y a continuación el avispado de turno hable de ‘Apocalipsis Now’ y de la bajada a los infiernos, derivando la conversación hacia el terreno del cine para olvidarnos una vez más del resto de la obra de este genial escritor.
Si indagamos un poco en su vida podremos comprender por qué muchas de sus novelas transcurren a bordo de barcos. Polaco de origen y posteriormente nacionalizado inglés, dejó la comodidad de una educación estricta impartida por su tío para enrolarse en una tripulación mercante francesa que recorrería gran parte del mundo, convirtiéndole en un hombre que se dedicó primero a vivir y más tarde a volcar sus vivencias en el papel. Esas mismas vivencias que guardan bastantes similitudes con las de su coetáneo Rimbaud, que como él se vio envuelto en el tráfico de armas y mientras que el primero establece el inicio de su vida errante en el puerto de Marsella, el otro –el poeta francés-, fija allí mismo el fin de sus días.
La afición tardía a la escritura toma forma en su primera novela publicada en 1895 y escrita a los 38 años, titulada ‘La locura de Almayer’. Se le considera, junto a Henry James, precursor del modernismo aunque hay quien lo cataloga dentro del simbolismo y el impresionismo literario.
‘Los duelistas’ –conocida también por ‘El duelo’- es una novela corta escrita en 1908 que habla de la obstinación de dos tenientes de húsares del ejercito napoleónico por batirse en duelo una y otra vez durante quince años -en los que sus vidas transcurren de forma paralela-, por un motivo insignificante que a lo largo del texto se llega a olvidar, dando paso a una lucha eterna entre dos personalidades complementarias que se necesitan, se buscan y hasta se ayudan, y que aunque no lo saben, no luchan tanto por un fin sino como por un transcurso, un juego peligroso que los mantiene vivos a través de las distintas campañas napoleónicas, representado en los personajes compulsivos y paranoicos que tan bien supo manejar Conrad en sus páginas.
Y si de obras menores y poco conocidas estamos hablando, decir que en 1977 Ridley Scott llevó al cine esta novela –por la sencilla razón de que no tenía que pagar derechos de autor-, en la que fue su primera incursión en la gran pantalla, justo antes de rodar la mítica ‘Alien’, alumbrando una película con una de las fotografías más bellas y contundentes que ha dado la historia del cine, donde conjuga la luz clara de Francia y la sombría de Inglaterra, junto con filtros especiales, para acompañar de la mano a los estados de ánimo de los protagonistas, con constantes guiños a paisajes románticos que podrían haber sido diseñados por el mismísimo Friedrich.

(Publicado hoy en la edición impresa de La Opinión de Granada)
Periferia Libros en pdf

22Mar/072

¿Quién posee a quién?

He aquí la nueva campaña de Seat para anunciar el León.
Me gusta pensar que dejé algo de huella cuando trabajé allí.

Piensa en esto: cuando te regalan un reloj te regalan un pequeño infierno florido, una cadena de rosas, un calabozo de aire. No te dan solamente el reloj, que los cumplas muy felices y esperamos que te dure porque es de buena marca, suizo con áncora de rubíes; no te regalan solamente ese menudo picapedrero que te atarás a la muñeca y pasearás contigo. Te regalan —no lo saben, lo terrible es que no lo saben—, te regalan un nuevo pedazo frágil y precario de ti mismo, algo que es tuyo pero no es tu cuerpo, que hay que atar a tu cuerpo con su correa como un bracito desesperado colgándose de tu muñeca. Te regalan la necesidad de darle cuerda todos los días, la obligación de darle cuerda para que siga siendo un reloj; te regalan la obsesión de atender a la hora exacta en las vitrinas de las joyerías, en el anuncio por la radio, en el servicio telefónico. Te regalan el miedo de perderlo, de que te lo roben, de que se te caiga al suelo y se rompa. Te regalan su marca, y la seguridad de que es una marca mejor que las otras, te regalan la tendencia de comparar tu reloj con los demás relojes. No te regalan un reloj, tú eres el regalado, a ti te ofrecen para el cumpleaños del reloj.

(Preámbulo a las instrucciones para dar cuerda al reloj - Julio Cortázar)

Filed under: Parafraseando 2 Comments
14Mar/070

All I want is you


You say you want diamonds on a ring of gold
You say you want your story to remain untold

But all the promises we made
From the cradle to the grave
When all I want is you

You say you'll give me a highway with no one on it
A treasure just to look upon it
All the riches in the night

You say you'll give me eyes in a world of blindness
A river in a time of dryness
A harbour in the tempest

But all the promises we make
From the cradle to the grave
When all I want is you

You say you want your love to work out right
To last with me through the night

You say you want diamonds on a ring of gold
Your story to remain untold
Your love not to grow cold

All the promises we break
From the cradle to the grave
When all I want is you

You
All I want is...you
All I want is...you
All I want is...you

(All I want is you - U2)

Filed under: Parafraseando No Comments
13Mar/074

El botón rojo

Noté su presencia incluso antes de despertarme. Me miraba de frente, como un cíclope. El botón había brotado de la pared cual hongo tras las lluvias. Sin avisar se había acomodado en todo su centro.
Apretarlo no podía traerme nada bueno. Si estaba bien ¿para qué arriesgar? Si al menos fuera verde…
Intenté seguir con la monotonía que es la vida pero el salón se llenaba con su presencia. Para ocultarlo colgué un cuadro justo delante de él y me fui a dormir tranquilo, pero al día siguiente, desayunando, vi que se había movido un metro hacia abajo quedando otra vez al descubierto. Entonces colgué otro cuadro, pensando que, si volvía a moverse, regresaría a su posición original. Me equivoqué. Por la mañana se había desplazado dejando las dos telas burladas a su izquierda. Me aprovisioné de un buen número de óleos, grabados y acuarelas y comenzó una batalla de guiños intermitentes.
Cuarenta alcayatas más tarde seguía allí, invicto, incluso juraría que más grande, arrogante en el hueco dejado por dos de los marcos. Sonreía.
Derrotado, me situé delante de él y rindiéndole pleitesía, alargué la mano y lo apreté.
Todos los cuadros cayeron al suelo.

Filed under: Intercuentos 4 Comments