La Sociedad del Duelo

27 August 2008

Els amants

Filed under: Parafraseando — gines @ 12:15 am
“No hi havia a València dos amants com nosaltres.
Feroçment ens amàvem del matí a la nit.
Tot ho recorde mentre vas estenent la roba.
Han passat anys, molt anys; han passat moltes coses.
De sobte encara em pren aquell vent o l’amor
i rodolem per terra entre abraços i besos.
No comprenem l’amor com un costum amable,
com un costum pacífic de compliment i teles

Es desperta, de sobte, com un vell huracà,
i ens tomba en terra els dos, ens ajunta, ens empeny.
Jo desitjava, a voltes, un amor educat
i en marxa el tocadiscos, negligentment besant-te,
ara un muscle i després el peço d’una orella.
El nostre amor és un amor brusc i salvatge
i tenim l’enyorança amarga de la terra,
d’anar a rebolcons entre besos i arraps.
Què voleu que hi faça! Elemental, ja ho sé.
Ignorem el Petrarca i ignorem moltes coses.
Les Estances de Riba i les Rimas de Bécquer.
Després, tombats en terra de qualsevol manera,
comprenem que som bàrbars, i que això no deu ser,
que no estem en l’edat, i tot això i allò.

No hi havia a València dos amants com nosaltres,
car d’amants com nosaltres en són parits ben pocs.”

(Els amants – Vicent Andrés Estellés)

15 August 2008

Haiku borgiano

Filed under: Parafraseando — gines @ 10:58 pm

Desde aquel día
no he movido las piezas
en el tablero.

(Haiku nº7 de ‘Diecisiete haiku‘ La cifra, 1ra ed. Buenos Aires, Emecé, 1981. – Jorge Luis Borges)

Gracias de nuevo a Gabriela Colombo por la referencia.

5 August 2008

Motivo de devolución

Filed under: Intercuentos — gines @ 2:17 am

Aunque en el remitente constaba su nombre, no recordaba haber escrito aquella carta encontrada encima de la cama.
Una vez abierta, comprobó que era su letra y que iba dirigida a su hermano. Le hablaba de todas las cosas que jamás se había atrevido a decirle a la cara. Cuando acabó de leerla, una extraña sensación de alivio la invadió.
Al día siguiente, la carta que encontró fue de idéntico remitente pero distinto destinatario. Esta vez, iba dirigida a su padre. Le reprochaba el que les hubiera abandonado siendo ella tan niña, lo mal que había ejercido su papel… Se liberó del peso que le venía atosigando hacía años.
A la carta del padre le siguieron otras: a su madre, a sus amigos más cercanos, familiares, novios pasados e incluso a algún que otro antiguo profesor.
Todas con similar intención. Todas con igual resultado en su estado de ánimo. Cuantas más epístolas recibía y más argumentados estaban sus motivos, más se convencía de que su conducta había sido intachable en la relación con cada uno de ellos.
La última carta que recibió era para ella. Nunca la abrió.

1 August 2008

Nuevo blog de literatura

Filed under: varios — gines @ 12:17 pm
Hoy, coincidiendo con las vacaciones estivales de muchos, abre las puertas un nuevo blog.
El amigo José Cruz Cabrerizo por fin se decide a abrir una bitácora dedicada al relato y al microrrelato.
Lo podrás encontrar en Palabras sordas, oídos necios.
Te deseamos lo mejor desde aquí en tu nueva andadura.

Powered by WordPress