La Sociedad del Duelo

29 January 2011

Un relato mío en los autobuses de Granada

Filed under: varios — gines @ 10:33 am

En febrero, dentro de la colección Relatos para leer en el autobús, aparecerá el relato “Al final del pasillo”.

Esta iniciativa, que consiste en repartir relatos gratis en los autobuses urbanos de Granada, cuenta este año con escritores de la talla de Rosa Montero, Ricardo Piglia, Manuel Vilas, Ana María Shua, Esther García LLovet, Jorge Volpi, Hipólito G. Navarro, Raúl Brasca, Miguel Sánchez Robles, José María Pérez Zúñiga e Isabel Mellado.

Iniciativa respaldada por la Junta de Andalucía, el Ayuntamiento de Granada, Diputación de Granada, UNAGRA, Transportes Rober y Caja Madrid Obra Social. Coordinada por el excelente editor Miguel Ángel Arcas de Cuadernos del Vigía.

Espero que os guste.

24 January 2011

Siempre es ficción

Filed under: Parafraseando — gines @ 5:53 pm

“Somos ficción y realidad al mismo tiempo,” ha dicho Sergio Pàmies en la Vanguardia unos meses atrás. Y no decía nada nuevo.
A Pessoa lo relacionamos siempre con esa idea del poeta como fingidor. Y no sólo el poeta luso se obsesionó con la idea de intercambio entre un mundo y el otro.
Ayer un buen amigo y pensador decía que no se trata de confusión entre la realidad y la ficción sino de “usar los términos de uno para abordar el otro” (M. A. Arcas).
El poeta, el escritor en general, necesita del discurso de la ficción para entrar en la realidad que mejor conoce. La realidad inabordable de la que hacemos alarde a lo largo de la vida. Esa realidad que nos limita, nos carga de pesares, nos estimula.
Sin embargo, el sueño de cualquier fingidor es vivir en la ficción. Y se hace ficción al andar, caminante.
Vivimos como queremos escribir y escribimos lo que queremos vivir. No hablo de transgredir en ningún momento los límites del ser y el soñar, digo simplemente que la sensación interna de estar es un vaivén de necesidades difícilmente abarcables desde una única posición extrema.
Como A lleva a B, B no iba a ser menos. En la vida real, el que vive se ilusiona constantemente con ser ficción. Il mestiere di vivere, por ejemplo, ha sido una de esas obras en que su autor se presenta como autobiógrafo y se discute hasta la saciedad qué había de real y qué de ficción. No obstante, Pavese siempre ha defendido una vida de novela. Una vida romántica increíble, de la que no podemos estar seguros más que de algunos datos comprobables.
Dice Darío Villanueva, citando a Doctorow, también en la Vanguardia, que “ya no hay ficción o no ficción, sólo narrativa.”
Recuerdo hace pocos años en una clase de Teoría de la literatura que me quedé impresionada por uno de los argumentos de la profesora. Se abrió ante mí un mundo maravilloso de posibilidades. La exposición del concepto “pacto de ficción.” Se trataba, creí entender que decía ella, de que a través de la verosimilitud autor y lector pactasen que la ficción es un hecho real, disfrazado. Los dos saben que es ficción pero “se comprometen” a mantenerlo en secreto. A mí, me venía en mente otra posibilidad. La realidad, al final, podría asimismo ser un pacto entre autor y lector (que coinciden en este caso) de mantener en secreto la ficción que la teje.
Vivirían de esto los psicólogos. Toda historieta humana es susceptible de sacar a su paso ficciones subjetivas. Las mismas ficciones que forman parte del discurso de realidad.
¿Nos sorprendemos, entonces, de la mentira?

mentira.

(De mentir).
1. f. Expresión o manifestación contraria a lo que se sabe, se cree o se piensa.
2. f. Errata o equivocación material en escritos o impresos. Se usa más tratándose de lo manuscrito.
3. f. coloq. Manchita blanca que suele aparecer en las uñas.
4. f. coloq. Chasquido que producen las coyunturas de los dedos al estirarlos.

Ni siquiera la definición de mentira tiene sentido en esta realidad de ficciones.

Traigo de nuevo a colación El Quijote. Ya he hablado de la mentira de El Quijote y ya he dedicado una entrada a Dostoievski hablando sobre la mentira y El Quijote. Pero, es necesario volver una y otra vez a Cervantes. No hay mejor pacto de ficción que el de esta obra. No es cuestión de pensar si los protagonistas son reales o no. No importa eso. En esta obra el pacto de ficción se deshace dentro. Es el protagonista del libro el que duda de su propia ficción.
De esta parte del pacto se podría encontrar también aquel Augusto Paez que se rebela ante Unamuno en Niebla.
Estoy en la mentira. Busco vivir una ficción.

(Siempre es ficción – Carmen Córdoba en su blog Silencio Perdido)

22 January 2011

El koala en Internacional Microcuentista

Filed under: Un koala en el armario — gines @ 10:11 pm


Reseña de Un koala en el armario aparecida hoy en Internacional Microcuentista.

UN KOALA Y UN COÑAC
por Jesús Esnaola Moraza (*)

El título es ya, de por sí, una declaración de intenciones. En los microrrelatos de Ginés S. Cutillas, el koala que el autor encuentra en el armario, lejos de ser un problema o una incongruencia inasumible, pasa a formar parte de la vida del protagonista con una naturalidad, con una sencillez, que hace que lo fantástico sólo exista en un análisis a posteriori; mientras lees todo encaja con tanta facilidad que no eres consciente del mundo que te está absorbiendo.
“Un koala en el armario” es el segundo libro de Ginés S. Cutillas, el primero de microrrelatos, que este año ha sido finalista del premio Setenil al mejor libro de cuentos publicado durante el año 2010. Que a mí me conste es la primera vez que un libro de microrrelatos es finalista del Setenil y me alegra de verdad que haya sido el koala, precisamente, quien lo haya conseguido. Porque en los micros de “El koala” te sientes sobre la mismísima frontera del absurdo, casi a punto de introducirte en las simas del surrealismo, cuando entiendes por fin la esencia de la realidad, la naturalidad del fantástico como algo inevitable, como algo ineluctable y desde este momento como algo disfrutable. Y en este punto encuentro mi segunda coincidencia con Ginés, derrotado ya por la estética.
Y es que parece que hay un consenso general en admitir que internet, la blogosfera, se ha convertido en el hábitat natural del microrrelato, Fernando Valls dixit. Sin embargo esta afirmación nos ha llevado a interpretar que una de las virtudes que han puesto de moda al microrrelato es, precisamente, su brevedad, lo que facilita su lectura dado que en un mundo donde abundan las prisas algo breve se amolda mejor a nuestro ritmo de vida, nos permite leer sin inmiscuirse en nuestros ritmos acelerados. Y yo, como diría que le ocurre a Ginés, creo que la virtud del microrrelato es la de ser un pequeño oasis de tranquilidad en un mundo de prisas. Ginés defiende, y yo me apunto, que la forma de leer su libro es con una copa de coñac al lado, alternando lectura y sorbos con infinita tranquilidad, dándote tiempo para asimilar lo leído, para disfrutarlo. Acceder a lo breve para detenernos en el devenir diario, para darnos un respiro, para que unas pocas líneas de literatura, de la literatura que mayor complicidad requiere del lector, trascienda y se convierta en lo que muchos de los microrrelatos de “Un koala en el armario” acaban convirtiéndose: sencillamente en literatura.
Es “Un koala en el armario”, su autor Ginés S. Cutillas, en Cuadernos del Vigía.

(*) Jesús Esnaola Moraza nació en Donostia, pero desde hace casi diez años trabaja y vive en Barcelona. Tras unos años sin escribir obtuvo algunas menciones en concursos a lo largo de 2009 y ha publicado en las antologías “Relatos en Cadena 2008-09” y “2009-10”, “Esa cosquilla molesta” y “Històries del bus i el metro”. Administra el blog El Doctor Frankestein, supongo.

21 January 2011

Epitafio de Keats

Filed under: Parafraseando — gines @ 10:47 am

< < John Keats (1795–1821) murió en Roma de tuberculosis, tras una breve estancia en la ciudad. El epitafio, que no lo menciona por su nombre, se debe a sus amigos Joseph Severn, pintor y cónsul en Roma, y Charles Brown: “This grave contains all that was mortal, of a YOUNG ENGLISH POET, Who on his Death Bed, in the Bitterness of his Heart, at the Malicious Power of his Enemies, Desired these Words to be engraven on his Tomb Stone: Here lies One Whose Name was writ in Water” (“Esta tumba contiene todo cuanto fue mortal de un JOVEN POETA INGLÉS, quien en su lecho de muerte, en la amargura de su corazón, en el poder malicioso de sus enemigos, deseó que grabaran estas palabras en su sepultura: ‘Aquí yace aquel cuyo nombre fue escrito en el agua’ ”). >>

(Epitafio de la tumba de Keats – Fuente: La nave de los locos)

13 January 2011

Aforismos y alumbramientos de Umbral

Filed under: Parafraseando — gines @ 10:19 pm

“[…] he perdido la fascinación por mis propias heces, que es una fascinación infantil perpetuada en el poeta, el neurótico y el psicoanalista.”

“Todo cementerio es una reunión de enmascarados.”

“La vida es opaca para la muerte. Gracias a eso vivimos.”

“Es muy fácil que la mano se torne garra sobre el cuerpo de una mujer.”

“La primera niñez, la época que perdemos de nuestra vida, de la que nunca sabemos nada, sólo se recupera con el hijo, con él vuelve a vivirse.”

“El sexo es una flor o un monstruo. Se puede optar, en la vida, por llevar oculto un monstruo o por llevar erguida una flor.”

“El mundo hace tic-tac cuando juega un niño.”

“El olfato, quizás, es la mirada del alma.”

“La novela es fruta de invierno, de habitaciones cerradas, escritores con pipa y horas laboriosas.”

“Toda depredación es una redención. Toda canibalismo es una asunción.”

“Si hay que creer en algo, creo en la naranja.”

“La noche es un mal músico que afina y desafina su instrumento.”

“La ciudad es un chaqué devorado, una copa de angustia, un guante en el barro.”

“[…] el mundo de los hombres, ese juego largo que hemos inventado para aplazar la muerte.”

“[…] fracasado es el que a los cuarenta años viaja en Metro, […]”

“No se terminan los libros por cobardía, por miedo.”

“La adoración es una forma de posesión, y la posesión sólo se consuma en la destrucción.”

“El domador entra con una antorcha en la jaula. Su vida durará lo que dure la antorcha.”

“Mira a un obrero de cerca. ‘Es una persona que asusta’.”

“[…] abrigos que se caen solos de las perchas, blandos suicidas, rincones donde viven periódicos atrasados […]”

“[…] en todo niño hay un salvaje perdido.”

“La individualidad es una conquista o una perversión de la cultura.”

“El Sol es la gran enfermedad del mundo, y la luz es siempre una recaída.”

“Tener a un ser en la muerte es tenerlo ya seguro, a salvo, fijo, como una estrella, libre de todos los peligros, más allá de todas las riadas de la vida.”

“[…] por debajo de mis párpados cerrados, siempre mis ojos abiertos. Por debajo de mis ojos cerrados, siempre mi mirada abierta. Por debajo de mi mirada cerrada, siempre mi alma abierta.”

“Cuando el mundo se me nubla de dolor, el idioma no es sólo el oficio, sino también la patria.”

“Por el mal de los niños descubrimos que ‘la vida no es noble, ni buena, ni sagrada’.”

“Mi hijo se pone ante el papel ignorando que hay siglos de pintura detrás de él. No experimenta el peso inhibitorio de la cultura. Acaba e inventar ese ademán, ese gesto, esa manera de pintar. Acaba de inventar la pintura. […] y esto es lo que nos fascina en las obras de los niños, por encima de su consabida gracia: la ausencia de angustia.”

“He enterrado muy profundo un tesoro que sólo lo es por eso, por estar enterrado. En cuanto lo saque a la luz no será nada.”

“Sólo se pueda soñar el pasado.”

“Dios o los cazadores de Arkansas, los tramperos. Dos temas que no me van. No los he tocado nunca. No pienso tocarlos. […] Dios es un problema de estilo. Con un estilo literario adecuado se puede defender la existencia de Dios, se puede probar.”

“A veces necesitaría a Dios para culparle de lo que me pasa, del dolor de mi hijo. Pero eso sería otra forma de fe.”

“La alegría es un camino más corto. El dolor es un laberinto con angustia de perderse. La alegría nos lleva en línea recta y eso vale más que la alegría misma. Pero el dolor duda continuamente, vuelve atrás, como una bestia sombría que no acaba de aprenderse el viejo camino.”

“El sexo es un crimen, sin victima o con victima.”

“Me afeito la barba por ver si rejuvenezco un poco, pero a los cadáveres no conviene afeitarlos porque es peor.”

“Con cada artículo que escribo pierdo la posibilidad de hacer un poema, un ensayo, un relato, algo más resistente y continuo. […] He descubierto que el artículo es una brillante forma de fracasar.”

“[…] lo más desolador es que ni en la muerte nos encontraremos. Cada cual se queda en su muerte, para siempre.”

(Mortal y rosa – Francisco Umbral)

10 January 2011

Yo es otro

Filed under: varios — gines @ 2:09 pm

Ya tenemos el nuevo número bimensual de la revista En Sentido Figurado, donde han incluído un microrrelato mío titulado “Yo es otro”.
Además os encontraréis con las creaciones de Pedro Herrero Amorós, Belén Lorenzo, José Gutiérrez Llama y Maite García Icuña entre las letras mínimas y con los cuentos de Rubén García y Pepe Pereza en la sección “Entrecuentos”.

Dostoievski y la lengua

Filed under: Parafraseando — gines @ 1:49 pm

“La lengua es, sin discusión, la forma, el cuerpo y el envoltorio del pensamiento […], y, por decirlo de algún modo, la palabra última y definitiva de la evolución orgánica. De donde se deduce que, cuanto más ricos sean los materiales y las formas que adquiero para expresar mi pensamiento, más feliz seré en la vida, más precisas y comprensibles serán mis razones tanto para mí mismo como para los demás, más facilidades tendré para dominar y vencer; podré decirme más rápidamente a mí mismo lo que quiero decir, lo expresaré con mayor profundidad y con mayor profundidad también comprenderé lo que quería decir; mi espíritu será más fuerte y más sereno y, por supuesto, seré más inteligente. […] Ni que decir tiene que cuanto más rico, flexible y variado sea nuestro conocimiento de la lengua en que hemos decidido pensar, más facilidad, variedad y riqueza habrá en la expresión de nuestro pensamiento”.

(Diario de un escritor – Fiódor Dostoievski)

Powered by WordPress