La Sociedad del Duelo

30 April 2012

Séptimo microrrelato en inglés

Filed under: Un koala en el armario — gines @ 6:24 pm

Séptimo microrrelato traducido por Heather Elizabeth Higle: Anachronisms.

Anachronisms

Atila changed the channel to see Cassius Clay beating on Mike Tyson while the dinosaur, embarking on the ship that would take him to Pluto, watched as Noah came back to pick up a pair of tamagotchis that forgot to get on and called Jesus on his cell phone, who was waiting at that moment for the pizza scooter that would bring the food for the last supper, in which I would get up on a chair to proclaim my unconditional decision to the entire world, to fall in love with her.

25 April 2012

¡Ganamos!

Filed under: varios — gines @ 1:31 pm

“Si el nivel de los escritores granadinos es comparable a su talento futbolístico está claro que Granada no vive su Siglo de Oro”.
El Gran Wyoming

Más fotos en: EL Ojo de Mateo.
Crónica en el Granada Hoy.

Lectura pública de microrrelatos

Filed under: varios — gines @ 1:23 pm

Lectura pública de microrrelatos, mañana a las 19.30 h. en la biblioteca Esteve Paluzie de Barberà del Vallès. Leeré juntos a los amigos y grandes autores Jesus (sin tilde) Esnaola y Fernando Martínez. Allí os esperamos.

19 April 2012

IV encuentro de fútbol poetas vs. narradores

Filed under: varios — gines @ 2:48 pm

La Asociación del Diente de Oro y la editorial Cuadernos del Vigía organizan el

IV encuentro de fútbol poetas vs. narradores

Además de los jugadores habituales de estos encuentros contaremos con la participación de Abel Resino y el árbitro será el insobornable Gran Wyoming.

11 April 2012

Lectura Sant Jordi

Filed under: varios — gines @ 9:22 am

Lectura de microrrelatos el día 26 de abril. En la biblioteca Esteve Paluzie de Barberà del Vallès, especializada en microrrelatos , leeré junto a los amigos y magníficos microrrelatista Jesús Esnaola y Fernando Martínez.

Allí os esperamos.

4 April 2012

Entrevista hoy en La Vanguardia

Filed under: varios — gines @ 1:19 pm

Hoy me entrevista en La Vanguardia el periodista y escritor Albert Lladó por el estreno de La Increíble Máquina Aforística, invento patafísico.

Espero que os guste la entrevista y la máquina.

3 April 2012

El koala en un Simposio Internacional sobre el microrrelato

Filed under: Un koala en el armario,varios — gines @ 4:57 pm

SANTIAGO FORTUÑO LLORENS (Licenciado en Derecho, Licenciado en Filología Románica – Hispánica y Doctor en Filología Románica por la Universidad de Barcelona. Profesor Titular de Literatura Española de la Universidad Jaume I de Castellón…) me cita en su ponencia en el Simposio Internacional “Microcontos e outras microformas” (Universidade do Minho, 6 e 7 de outubro de 2011) junto a otros dos “jóvenes” autores de microrrelato: Rubén Abella y Daniel Sánchez Bonet. Todo un honor.

Aquí el enlace a la ponencia de título La poeticidad del microrrelato (a propósito de tres antologías) y aquí abajo lo que dice sobre un micro del koala (¿será bueno?):

Marcha atrás
Dios, encolerizado con Adán, le arrancó una costilla y se la quedó mirando pensativo. Tras un largo
silencio, sonrió para sí por la ocurrencia y devolviéndosela le dijo: “Anda, póntela o será peor”. (Cutillas, 2010: 33)

“He aquí un microrrelato de esquema poético bimembre: le arrancó / se la quedó; sonrió / le dijo; póntela / o será peor. Esta última bimembración, en posición final de microrrelato, abona la teoría de los versos finales que tienden a peinar al poema. La contrafactura bíblica desacralizadora, en parodia, la diversidad del estilo narrativo, sintético, en una primera parte, directo y con lenguaje conversacional, en segunda posición, que propicia la representación y teatralidad, el humor y boutade del mismo microrrelato así como el propio título del libro y del mismo microrrelato prestan ingenio e inventiva a éste, que no deja de ser, sin embargo,fácil chiste misógino.”

Sexto microrrelato en inglés

Filed under: Un koala en el armario — gines @ 3:22 pm

Sexto microrrelato traducido por Heather Elizabeth Higle: False notes.

FALSE NOTES

He chose the melody carefully. It had to be catchy enough and unusual. The next day, in the office, he spent the entire day whistling the melody to his colleague. When his wife got home that night humming the melody, his suspicions were confirmed.

Powered by WordPress