La Sociedad del Duelo

23 November 2008

Blowin’ in the wind

Filed under: Intercuentos — gines @ 5:54 pm

Los dos cerditos, aún con las pajitas largas en la mano, se abrazaban felicitándose por la resolución del conflicto.

No Comments »

  1. Bravo por los cerditos! Si al final solo hay que dejar al cuento que fluya un poco más, y las acciones y reacciones son mucho más acertadas.

    Comment by Carmen — 24 November 2008 @ 6:46 pm

  2. Jaja, Ginés. Seguro que el niño que fuiste deseó también vencer al lobo con tan pobres armas… 😉

    Un abrazo (con nieve) desde Berlín

    Comment by mega — 26 November 2008 @ 12:10 am

  3. Hola Gemma,

    !Qué alegria verte por aquí! Me he dado una vuelta por tu blog. Me verás más veces por ahí.

    Echo de menos los días en Berlín. Ahora tiene que estar precioso todo nevado. Envía alguna foto!!!

    Besos

    Comment by gines — 26 November 2008 @ 12:03 pm

  4. Muy bueno, señor Cutillas, en su línea de brillanteces. Yo propongo otra variante coñona y humorística:

    “…y llegaron los tasadores y procedieron al embargo de la casa, y los tres cerditos lamentaron que el lobo no pudiera derribar a soplidos tanto ladrillo, tanto hormigón, tanto afán especulador de hipotecas impagables, lloraron desesperados que de las ruinas no generara su seguro a todo riesgo una millonada en indemnizaciones..”

    Comment by miguel ángel zapata — 26 November 2008 @ 4:20 pm

  5. Pero eso es ya otra historia…
    Hermano Zapata, todo un honor verlo por estos andurriales.

    Te animo a que abras blog en internet. Seré el primero de tus fans.

    Abrazos,
    Ginés

    Comment by gines — 26 November 2008 @ 8:40 pm

RSS feed for comments on this post.

Leave a comment

Powered by WordPress